Manipulación de la comunicación: Consumismo

Síguenos / Follow us!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubeinstagram

La publicidad es el arte de convencer a gente para que gaste el dinero que no tiene en cosas que no necesita, Will Rogers.

Pretender reducir la contaminación ambiental sin reducir el consumismo es como combatir el narcotráfico sin reducir la adicción de los drogadictos, Jorge Majfud.

Otro ejemplo son las campañas hacia el consumismo. La publicidad promueve el consumismo, nos vende que la compra y uso de sus productos y servicios mejorará nuestra calidad de vida, nos hará más felices.

Empiezo por una cita del libro «El Estado del mundo en 2004» realizado por el instituto WordWatch: «Los mayores índices de obesidad y deuda personal, la escasez crónica de tiempo y la degradación ambiental son síntomas de un consumo excesivo que reduce la calidad de vida de muchas personas».


Vivimos una carrera de «usar y tirar», de la compra compulsiva, del «porque yo lo valgo» (versus «porque lo necesito»), de ir a la moda y comprar lo último de lo último (móvil, tableta, televisión, etc.), de la reducción programada del tiempo de vida de los bienes de consumo de uso domestico (lavadoras, lavavajillas, frigoríficos, etc.) para obligarnos a estar comprando cosas constantemente.

Pues bien, esta carrera no la podemos ganar ni como individuos ni como sociedad. A los individuos nos empuja a la obesidad, al endeudamiento personal y nos hace perder el tiempo: «La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos para que nos envidien personas a las que detestamos», El Club de la Pelea.

Como sociedad estamos asistiendo perplejos a: una recesión económica global, sin precedentes y consecuencia de un modelo de crecimiento insostenible y una deuda de los estados y de las familias desorbitada; crisis energética, de agua y alimentos; a la contaminación del medio ambiente; al calentamiento global y sus devastadoras consecuencias; etc. El impacto ecológico compromete las opciones disponibles para las generaciones actuales y las venideras.


¿Qué puedes hacer? Básicamente debes racionalizar tu consumo.

Otro ejemplo de influencia mediática es la violencia en la televisión, música y los videojuegos. Muchos estudios sugieren una correlación entre los chicos y adolescentes que ven/juegan/escuchan programas/videojuegos/música violenta con un comportamiento agresivo, antisocial e, incluso, criminal.
¿Por qué? Principalmente porque nos enseñan un modelo o paradigma único de resolución de conflictos, la violencia. Se glorifica el poder de la competitividad y el individualismo en detrimento de la colaboración en el grupo, del trabajo en equipo, del derecho y la política. Se muestra la agresión como un medio aceptable y eficaz para alcanzar los objetivos marcados y resolver los problemas.


«Se banaliza la violencia hasta el punto que nos hacemos indiferentes e insensibles al dolor y al sufrimiento ajeno. Se fomenta el comportamiento agresivo y percibimos erróneamente un mundo más violento de lo que realmente es», Television Violence & Behaviour, Smith, Marilyn E.

Esta última consecuencia provoca tanto miedo y ansiedad en los espectadores hacia un mundo «peligroso para vivir» como sentimientos de victimización en grupos marginales, lo que puede llevar a la legitimización de la violencia, «La violencia en los medios de comunicación», Asociación de Usuarios de la Comunicación, www.auc.es.

Compártelo / Share it!
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Autor: Anawim

Somos un grupo de personas que queremos cambiar el mundo, dar nuestro pequeñito grano de arena para hacer de la Tierra un lugar más hermoso, más humano y solidario. Nos consideramos activistas sociales y religiosos. Anawim es el fundador y líder del proyecto; estoy dispuesto, siempre que mi absolutamente destrozada salud me lo permita, a dar charlas y conferencias sobre los problemas sociales que nos azotan gratuitamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *